50 aniversario de D. Amadeo

BODAS DE ORO SACERDOTALES DE DON AMADEO RODRÍGUEZ MAGRO

El Obispo confirma en La Santa Cruz de Linares – Diócesis de Jaén

Nació en San Jorge de Alor (Badajoz) el 12 de marzo de 1946, pedanía de la ciudad de Olivenza (Badajoz), de la que es Hijo Predilecto. Estudió en el seminario diocesano Menor y Mayor Diocesano de San Atón en Badajoz. Recibió la ordenación sacerdotal el 14 de junio de 1970.

CARGOS PASTORALES

Su primer destino pastoral es la parroquia de San Francisco de Sales en Mérida, en la que será Vicario parroquial (1970-74) y posteriormente párroco (1977-83).

En 1974 es nombrado formador y profesor del Seminario Diocesano de Badajoz, donde permanece durante tres años.

Durante su estancia en Mérida, ejerce como profesor en diversos centros educativos públicos y de la Iglesia y, además de su labor pastoral en su parroquia, promueve la pastoral familiar en la ciudad.

En 1983 es enviado a Roma, donde se licencia en la Universidad Pontificia Salesiana en Ciencias de la Educación, en la especialidad de Catequética.

A su vuelta de Roma, en 1986, es nombrado Vicario Episcopal territorial de la Diócesis, Vicario de Evangelización y Director del Secretariado Diocesano de Catequesis, desde donde promueve la Catequesis de Adultos, para la que preparará unos materiales, que serán publicados más tarde en la Editorial PPC.

Hace compatibles estas responsabilidades con la de Secretario General del Sínodo Pacense entre 1989 a 1993.

Entre 1988 y 1996 fue profesor en la Escuela Universitaria del Profesorado de la Universidad de Extremadura, campus de Badajoz, en el Seminario Metropolitano de San Atón y en el Instituto de Ciencias Religiosas. 

En 1994 es nombrado Director del Secretariado de la entonces recién creada Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz, responsabilidad que ejerce hasta el año 2003.

En 1996 es nombrado Vicario General de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz. 

Desde 1996 es canónigo del Cabildo Metropolitano de Mérida-Badajoz, del que es elegido Deán-Presidente en el año 2002.

Obispo de Plasencia

En Julio de 2003 es nombrado por el Santo Padre Obispo de Plasencia. Es consagrado en la Catedral placentina por el Nuncio de Su Santidad, Su Excelencia Mons. Manuel Monteiro de Castro, el día 31 de agosto de 2003.

La primera medida a llegar a la Diócesis fue continuar el Sínodo Diocesano, comenzado por su antecesor D. Carlos López Hernández, Sínodo, que fue clausurado el 15 de Mayo de 2005, y del que emanaron unas renovadoras Constituciones sinodales.

El día 21 de marzo del 2004 tiene la gracia y la alegría de solicitarle al Papa San Juan Pablo II, en una solemne ceremonia en la Plaza de San Pedro de Roma, la beatificación de la extremeña de Robledillo de la Vera, fundadora de las Hijas de María Madre de la Iglesia, Madre Matilde del Sagrado Corazón de Jesús.

A lo largo de los años de ministerio episcopal, Don Amadeo ha desarrollado una intensa labor de animación de la vida pastoral en todos sus ámbitos: reforma de la curia, del cabildo catedral, de las instituciones diocesanas de consulta, de la pastoral juvenil y vocacional, iniciación cristiana, cáritas y acción social en general, etc. Se ha cultivado la participación y la corresponsabilidad, así como la formación de los laicos; se ha ocupado de la integración de la vida religiosa en la diócesis. De un modo especial se ha ocupado de incorporar nuevas congregaciones religiosas, entre las que destaca la de la Orden de San Pablo Primer Eremita en el Monasterio de Yuste.  

Durante los doce años como obispo de Plasencia ha podido ordenar a catorce nuevos sacerdotes, formados en el Seminario de Plasencia.

Se han realizado importantes reformas materiales en las dos catedrales, en el palacio episcopal, en restauración y construcción de parroquias y, de un modo especial, la reforma en el edificio del seminario diocesano. Acaba de inaugurarse la Primera fase del Museo Catedralicio, la reforma y traslado de los archivos diocesano y catedralicio a un mismo edificio.

También se han publicado importantes obras sobre la historia y el patrimonio de la Diócesis, de las que hay que destacar el Episcopologio y la Historia de la Diócesis, de las que es autor el sacerdote diocesano, el canónigo Don Francisco González Cuesta.

Durante sus años de episcopado la Diócesis de Plasencia ha secundado con sumo interés las iniciativas pastorales de la Santa Sede, sobre todo el Año sacerdotal y el Año de la Fe.

Otra iniciativa diocesana a destacar ha sido la celebración del Año Jubilar Berzocaniego, que por concesión del Papa Benedicto XVI tuvo lugar desde el día 3 de octubre de 2009 al 26 de octubre de 2010- De este modo se conmemoraba el cuatrocientos aniversario de la traslación de las sagradas reliquias de los Santos Fulgencio y Florentina al espléndido mausoleo-relicario, que el pueblo de Berzocana levantó para sus Santos, y que tuvo lugar el 3 de octubre de 1610-.

En los últimos tiempos la Diócesis de Plasencia está inmersa en un empeño singular: la Misión Diocesana Evangelizadora, que tiene como lema: “Cada parroquia una misión. Cada cristiano un misionero”. Todas las parroquias han vivido un proceso, que les ha llevado del discipulado a la misión. Este itinerario misionero se está culminando con una intensa celebración del Año Jubilar de la Misericordia, convocado por el Papa Francisco.

En su servicio pastoral ha escrito diversas cartas pastorales y ha mantenido una colaboración asidua en Iglesia en Plasencia y en otras publicaciones, en la que suele colaborar con numerosos artículos sobre temas de catequesis y de pastorales,. Participa también asiduamente con conferencias sobre distintos temas en jornadas y encuentros, colaborando de este modo con diversas diócesis de España y Portugal

En la Conferencia Episcopal, ha colaborado como sacerdote y, sobre todo, como obispo: en su condición de catequeta, durante muchos años ha sido miembro del Consejo Asesor de catequesis de la Conferencia Episcopal Española. Desde su nombramiento como Obispo de Plasencia ha sido miembro de la Subcomisión Episcopal de Catequesis y de la Comisión de Misiones. En la actualidad es Presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis.

Obispo de Jaén

El 9 de abril de 2016 fue nombrado obispo de Jaén, tomando posesión de la sede el 28 de mayo siguiente en la catedral de Jaén.

Pastoral diocesana

Plan Pastoral 2016-2017 «En camino hacia el sueño misionero de llegar a todos». Buscaba poner en estado de misión permanente a la Iglesia Diocesana y animar a las comunidades y a los evangelizadores para que «con sus vidas irradien la alegría de Cristo que ellos han recibido».

Cuatrienio 2017-2021: «Caminando en el sueño misionero de llegar a todos».

Un plan que orente y anime, pero que no ate para llegar a ser una Iglesia en misión y en salida, entrando en la dinámica de la conversión pastoral, desde la comunión y la corresponsabilidad, compartiendo la experiencia del encuentro con el Resucitado y huyendo del pesimismo inútil y estéril, reflejando la alegría del Evangelio y siendo servidores de los pobres.

Así, el curso 2017-2018: Vivimos en comunión.

Se potenció la conciencia de que la Iglesia es fundamentalmente comunión y se intentó trasladar esa idea teológica a la vida diocesana «siguiendo el ideal de las primeras comunidades cristianas, donde los creyentes tenían un solo corazón y una sola alma (ver Hch 4,32)» (EG 31) y potenciando todo lo que haga que nuestras parroquias «sean ámbitos de viva comunión y participación, y se orienten completamente a la misión» (EG 28). Haciendo esto, nuestra Iglesia Diocesana se dispondrá para dar —ese es nuestro deseo— «un testimonio de comunión fraterna que se  vuelva atractivo y resplandeciente» (EG 99). Solo desde la comunión es posible el crecimiento y el trabajo fecundo en las otras tres mediaciones eclesiales a las que se refieren los cursos sucesivos.

El curso 2018-2019: Anunciamos el Evangelio. Se subraya la evangelización. Porque «ninguna persona, ninguna situación ha de ser excluida, a todos los hemos de ver como destinatarios del anuncio del Evangelio» (Carta Pastoral «En camino hacia el sueño misionero de llegar a todos»).

La Feria de la Fe, dentro del Mes Misionero Extraordinario, fue el colofón al año de la Misión y el gran envío de todos los agentes de pastoral a continuar la misión.

El curso 2019-2020: Celebramos el misterio de Cristo.

Se pone el acento en la dimensión celebrativa de la fe cristiana, en el cuidado de la liturgia en la que «la misericordia no sólo se evoca con frecuencia, sino que se recibe y se vive» (MM 5) y en el crecimiento en una espiritualidad profunda y encarnada que impregne y dé hondura a nuestra acción pastoral (ver EG 82; 124).

Finalmente, el curso 2020-2021: Fomentaremos la caridad.

Porque sabemos que solo por ella se hace activa la fe (ver Gál 5,6) y que el servicio de la caridad es una de las dimensiones constitutivas de la misión de la Iglesia y expresión irrenunciable de su propia esencia.

Reforma de la Curia

Adaptándola a la nueva situación que ha surgido de la aplicación del Plan Pastoral, con un nuevo organigrama. Señalando que cada oficio permanecerá en su encargo por cuatro años, prorrogable por otros cuatro. Exceptuándose dl Vicario General y el Ecónomo Diocesano, que se rigen por otros procedimientos, según el Derecho Canónico.

El Decreto se hacía público el 29 de junio de 2019, solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo.

Por último, destacar su amplia labor epistolar al hilo de las distintas jornadas y eventos que necesitaban un plus motivacional.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *