7 claves de espiritualidad

7 claves de espiritualidad para laicos

Espiritualidad compartida: Laicos adultos y jóvenes – Boosco.org

¿Existe una espiritualidad distintiva para los laicos cristianos de hoy? Si espiritualidad significa, como creo, una relación definitiva con Dios, entonces solo puede haber una espiritualidad. Dado que solo hay un Dios, solo puede haber una verdadera unión espiritual. Sin embargo, hay tantas formas de vivir esta espiritualidad como cristianos.

  • La primera y más importante es la oración. Cualquiera que se tome en serio modelar la vida de acuerdo con el plan de Dios, debe orar con frecuencia … La oración es hablar de mi vida con Dios. El objetivo de toda oración verdadera es mirar la vida con los ojos de Dios. La oración intenta hacerme paciente conmigo mismo, compasivo con los demás y, sobre todo, pacífico. ¿Cómo puedo saber si realmente estoy orando o simplemente pronunciando palabras? Si después estoy un poco más tranquilo y gozoso, entonces he estado orando.
    Diez o quince minutos al día leyendo la Biblia o simplemente sentado en silencio, con la voluntad de escuchar el silencio de Dios, no es imposible.
  • El segundo aspecto importante es la intimidad. La intimidad significa más que proximidad; significa compartir las profundidades del yo con otro. Tener intimidad es ser completamente honesto conmigo mismo… El estímulo es otra faceta de la intimidad. Cuando los miembros de la familia se agradecen unos a otros … se hacen cumplidos sinceros … y se resisten a las muchas oportunidades de criticarse mutuamente, existe una familia amorosa. El pecado, así como la caridad, comienza en casa. Apoyarse unos a otros, y sobre todo escucharse unos a otros, puede asegurar que es caridad y no antagonismo basado en la defensividad, que surge de la intimidad familiar.
  • Una tercera característica de la espiritualidad cristiana es el perdón… El perdón no se centra exclusivamente en los demás. Muy a menudo, la persona más difícil de perdonar soy yo mismo. Solo hay dos métodos prácticos para superar mis propios errores: olvidar y perdonar. Olvidar significa sacudir mentalmente el doloroso incidente para que ya no pueda acechar mi autoimagen. Desafortunadamente, este método a menudo roza la represión.
    Un mejor método es perdonar. Esto significa mirar directamente al daño que he hecho y orar por ello hasta que pueda verlo como una humillación de mi pináculo de importancia personal para que Dios pueda llenarme con su propio amor desinteresado. De esta manera, cuanto más me perdonan, más amor de Dios hay en mí.
  • El cuarto aspecto de la espiritualidad es el trabajo. Para que el trabajo sea verdaderamente cristiano, el trabajador debe ser creativo. Uno debe tratar de poner orden en el caos … El trabajador creativo está orientado a objetivos, no al azar, sino que reserva tiempo para pensar en las implicaciones de su trabajo.
  • Un quinto aspecto de la espiritualidad es la hospitalidad. La hospitalidad es una actitud de atención que hace que quien se encuentra se sienta valorado. Al pasar tiempo con alguien, escuchándolo, afirmamos que es más que un objeto. Le hacemos sentir como un miembro querido de la comunidad, en lugar de un intruso.
  • El sexto aspecto de la espiritualidad es la creación de redes o la formación de asociaciones para satisfacer las necesidades humanas. Mientras el proyecto se lleve a cabo con oración, entusiasmo y tolerancia por la verdad de los puntos de vista opuestos, se cumple el segundo mandamiento cristiano: ama a tu prójimo como a ti mismo.
    El trabajo en red contrarresta la tendencia al narcisismo tan presente en nuestra sociedad, al desviar la atención de uno mismo hacia las necesidades urgentes de los demás …
  • El séptimo y último aspecto de la espiritualidad es el juego. El juego es la construcción imaginativa de un segmento de la realidad. Jugar es mucho más que diversión o ejercicio. Es la creatividad en forma preliminar, la precursora del cambio auténtico.
    El juego es una pérdida de tiempo creativa. Relativiza la tiranía del tiempo y la dictadura del deber. Introduce alegría en la seriedad de la realidad. El juego es importante para el cristiano porque requiere un cierto distanciamiento de todo lo que generalmente se considera importante.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *