Economía Parroquial

SOBRE LA ECONOMÍA PARROQUIAL

La Parroquia, como toda institución humana, ha de organizar su economía. El término economía (del griego: oikos y nomos, orden doméstico, casa organizada) se usó en los primeros tiempos del cristianismo para nombrar lo que hoy llamamos teología: era la explicación del orden doméstico divino o de la economía trinitaria, de los planes salvíficos de la Santísima Trinidad para el mundo.

Hoy la ciencia económica es el arte de organizar y administrar los recursos materiales para conseguir los fines elegidos. Así la Parroquia también ha de organizar y administrar sus recursos con criterios evangélicos de servicio, austeridad y transparencia.

  1. Ha de brillar la gratuidad del Evangelio de Jesucristo, el desinterés, especialmente en la administración de los sacramentos; evitar todo lo que pueda dar la sensación de ánimo de lucro, de venta de servicios espirituales prestados. La Parroquia ni es un centro comercial, ni puede dar la sensación de parecerlo. Así, en la celebración de los sacramentos: bautismo, confirmación, matrimonio procuramos que los padres del bautizando, los confirmados y los novios no piensen que contratan el templo parroquial como lo hacen con el restaurante, el fotógrafo, las flores…
  2. Lograr una administración cuidadosa, austera, evitando dispendios, desorden contable, gastos descontrolados… El Consejo Parroquial de Asuntos Económicos [CPAE] garantiza una buena administración. Los párrocos somos conscientes de que nuestro servicio pastoral no implica dominar la economía y, menos aún, servirnos de ella. Consideramos que no debemos ser gravosos a los fieles; la Parroquia también debe ser economizadora y el CPAE ayuda en esta tarea.
  3. El dinero ha de estar al servicio de la pastoral, de la evangelización. Materiales para la vida y formación de los distintos grupos y reuniones, hojas parroquiales, carteles y encuentros… Disponer de los medios necesarios para la formación espiritual de los fieles, especialmente de los que colaboran más íntimamente en el apostolado y la evangelización. La catequesis de los niños y adolescentes, las actividades con los jóvenes… han de contar con esos medios imprescindibles y hemos de procurar que así sea.
  4. Otra finalidad es el decoro del templo parroquial. Lo pide el culto al Señor; lo pide también la comodidad de quienes asisten a él, la comunidad parroquial.

La financiación se realiza gracias a las distintas formas de aportación de los fieles:

  • 2 Colectas para la parroquia al mes, porque 1 es para Cáritas (primer domingo) y otra extraordinaria.
  • Aportaciones por servicios: bautismos, bodas, comuniones, entierros…
  • Donativos esporádicos.
  • Domiciliaciones bancarias (remesas de recibos emitidos por la parroquia)
  • Parte de las intenciones de misas
  • Lampadarios

Reflexionemos un poco

Si participan 400 personas en la Misa dominical, sábado tarde y domingo, si todos pusiéramos 1€, tendríamos 400 € por semana.

400 feligreses por 1€ por domingo, 32 € al año darían un total de 12.800 €, el doble de lo que actualmente entra en la parroquia por este concepto.

Si aumentásemos a 2 € por persona, 25.600 € anuales, cubrirían prácticamente los gastos de la parroquia de todo el año.

Si fuesen 3 € por persona, podríamos hasta pensar en otros objetivos ordinarios que, con las aportaciones actuales, tienen que ser extraordinarios.

No cuento las 20 colectas que salen fuera de la Parroquia: 10 del primer domingo de mes para Cáritas (excepto febrero y diciembre), 9 imperadas (Manos Unidas, Seminario, Santos Lugares, Día de la Caridad, Óbolo de San Pedro, Nuevos Templos, Domund, Iglesia Diocesana y Campaña de Navidad de Cáritas) y 1 rotativa anual (la que toque de entre Clero Nativo, Infancia Misionera, Hispanoamérica y Catequista Nativo) en las que tenemos que ser mucho más generosos.

Conclusión

Por tanto, no estaría de más que pensáramos en nuestra aportación para el sostenimiento de nuestra Parroquia. Cada uno es libre de hacer su aportación pero hemos de hacerlo con generosidad y sentido de corresponsabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *