Lectores 8

El vestido

El vestuario debe ser apropiado pero modesto, para demostrar el carácter de dignidad del ministerio.

Que sea decoroso.

No usar camisetas con textos, dibujos, etc.

Que la ropa no moleste, de lo contrario, podría distraerle y también a la asamblea.

Bien planchado.

Zapatos limpios.

Presentación personal que denote frescura.

Valorar la figura corporal.

Buena presentación personal (bien afeitado).

Sin minifaldas. Sin escotes.

No se asiste a un desfile, se asiste a la sagrada eucaristía.

Camisa por dentro

No subir al presbiterio con aparatos eléctricos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *