Zacarías e Isabel

Zacarías e Isabel

Imagen relacionada

Según San Lucas, Zacarías e Isabel son los nombres de los padres de Juan el Bautista

Zacarías significa “Yahweh recuerda” y en el Antiguo Testamento es el nombre de un rey de Samaría que reinó apenas unos meses (2 Reyes 14,29; 15,8-11) y de un buen número de sacerdotes, así como de otros personajes y de uno de los profetas menores de la Biblia.

Del padre del Bautista nos dice san Lucas al empezar su evangelio (ver Lucas 1-2) que “había un sacerdote de nombre Zacarías, del turno de Abías, casado con una descendiente de Aarón, cuyo nombre era Isabel

De él se nos dice también que era justo y cumplidor de los mandamientos de la Ley de Dios. No tenía hijos porque Isabel era estéril

Un “ángel del señor” que se da a si mismo el nombre de Gabriel (Lucas 2,19), le anunció, cuando estaba oficiando como sacerdote en el templo, que a pesar de la edad avanzada de Isabel y de él mismo, sería el padre de un hijo al que debía llamar Juan, nombre que significa “Dios tiene misericordia”.

Zacarías no acogió con fe las palabras del ángel y quedó mudo hasta que al nacer su hijo declaró que “su nombre es Juan” reconociendo de esta manera que con el niño empezaba a manifestarse el tiempo de la misericordia de Dios. A continuación pronunció el canto que llamamos “Benedictus” dando gracias por el comienzo del cumplimiento de las promesas divinas.

Isabel significa “Mi Dios lo ha jurado” y, como hemos visto, era “descendiente de Aarón”, o sea de familia sacerdotal. Era estéril, pero Dios en su vejez le concedió ser madre de Juan. Recibió la visita de María, su pariente y por tanto también de familia sacerdotal.

Entonces movida por el Espíritu Santo que había hecho saltar a Juan de alegría estando aún en su seno, proclamó actuando como profetisa:

«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! 43 ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? 44 Pues, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. 45 Bienaventurada la que ha creído, porque lo que le ha dicho el Señor se cumplirá».

También ella fue la primera en proclamar que el nombre del niño era Juan.

No se vuelve a hablar de Zacarías e Isabel en la Sagrada Escritura.