Calendario litúrgico

Calendario litúrgico

 

Las estaciones de la Iglesia siguen un calendario litúrgico universal. 

El orden del año es el siguiente:

Adviento

El Adviento marca el inicio del calendario litúrgico. Se compone de los cuatro domingos previos a la Navidad.

Navidad

En la Iglesia católica, la Navidad es más de un día: es un tiempo que comienza la Nochebuena (24 de diciembre), continúa durante la Fiesta de la Epifanía e incluye la Solemnidad de Santa María, la Madre de Dios. Y concluye con la fiesta del bautismo del Señor en enero.

Cuaresma

Los cuarenta días de la Cuaresma recuerdan los cuarenta días de Jesús en el desierto. La Cuaresma es un tiempo de arrepentimiento, conversión y renovación en solidaridad con aquellos que se preparan para recibir los Sacramentos de Iniciación Cristiana en la Pascua. La Cuaresma comienza el Miércoles de Ceniza y continúa hasta la Misa de la Cena del Señor el Jueves Santo.

Triduo Pascual 

El Triduo Pascual es el momento más importante del año litúrgico. El Jueves Santo (que conmemora la Última Cena y es el pórtico del Triduo), el Viernes Santo (que conmemora la crucifixión y muerte de Jesús en la cruz) y el Sábado Santo (donde la Iglesia se detiene para conmemorar el entierro del Señor). La Vigilia Pascual se celebra el Sábado Santo en la noche cuando los nuevos miembros de la fe reciben los Sacramentos de Iniciación Cristiana y son bienvenidos en la Iglesia.

Pascua de Resurrección

Aleluya – ¡Ha resucitado! El tiempo Pascual celebra la resurrección de Cristo de entre los muertos, su victoria sobre la muerte. La Ascensión de Cristo al cielo se celebra el séptimo domingo después de la Pascua. El tiempo de Pascua concluye en Pentecostés, cuando Jesús envía el Espíritu Santo sobre los apóstoles para difundir el Evangelio a todas las naciones.

Tiempo ordinario

Los domingos del Tiempo Ordinario exploran la misión y el mensaje de Cristo a través de los Evangelios. Este tiempo incluye el Domingo de la Trinidad (que celebra la auto revelación de Dios como una Trinidad de personas) y el Corpus Christi (que celebra el Cuerpo y la Sangre de Jesús en la Eucaristía). El tiempo ordinario concluye con la solemnidad de Cristo Rey, que cierra el año litúrgico.

Durante el año, además de la adoración del domingo, la Iglesia también celebra solemnidades, fiestas y memorias que pueden ser en cualquier día de la semana. Estos conmemoran eventos especiales o personas que son altamente veneradas por la Iglesia Católica.